item-thumbnail

LeBron exhibe su corona

A nadie en su sano juicio se le ocurre meter la mano en la boca de un tigre ni pegarle con un palito ni hurgar en la herida que tiene en la pata. Lo s...